1
Tip del día

Tu casa como nueva
y sin problemas.

Remodelar un ambiente significa cambiar las cosas de lugar y darle un nuevo estilo a tu casa. Te beneficiará, además, en caso tengas que ganar espacio o quieras deshacerte de algunos objetos. Además, es una etapa que puedes transformar en un proyecto personal que te ayudará a liberar tensiones.


Renovar tu lugar

Haciendo cuentas

Ahora que ya tienes definidos los números de tu sueño, analiza tu presupuesto actual, así sabrás si necesitas dinero adicional para alcanzarlo.

Es necesario que conozcas tu presente, es decir, cómo está tu salud financiera para que disfrutes de los detalles de la remodelación desde un principio y hasta que quede como a ti te gusta, sin preocupaciones posteriores.

¿Tienes ahorros guardados? Este es un punto que debes considerar y agregar en el presupuesto, ya que debes evitar hacer uso de dinero que no puedas tocar. Si sabes que te hará falta más de lo que tienes disponible, sería buena idea que optaras por un préstamo. Recuerda: no gastes todo lo ahorrado.


¿Tus ahorros son suficientes para hacer un cambio general o te alcanza sólo para cambiar un ambiente? Revisa bien tu fondo, tal vez te convenga seguir ahorrando un poco más de tiempo. Si tienes el dinero ahorrado, inviértelo en realizar tu proyecto. Pagar al momento con fondos disponibles implica no endeudarte a futuro.

En cambio, si no tienes el dinero o te falta un poco para llegar a la cifra que calculaste, no te preocupes, puedes hacer uso de un crédito personal o de una tarjeta de crédito.

Ahora que ya tienes en mente lo que quieres para tu casa, es hora de hacer números conociendo los gastos que implica este nuevo proyecto.

El siguiente paso es hacer tu presupuesto mensual. Si no tienes uno, este es un buen momento para empezar.


Una vez que hayas completado estos pasos, vitales para entender tu conducta financiera, sabrás si cuentas con un excedente de dinero que te permita llevar a cabo tu sueño o si necesitas reducir tus gastos.

Recuerda que si no previste este ítem en tu presupuesto, entonces quizá debas ajustarte el cinturón unos meses antes de la fecha elegida para empezar con la remodelación. Recorta los gastos superficiales y pon esa diferencia en un fondo especial, esto te permitirá redecorar tu casa sin complicar tus finanzas más de lo necesario.

Al analizar tus necesidades y conocer tu presupuesto, sabrás con cuánto dinero dispones para alcanzar tu sueño. Con esta cifra en mente, tendrás que limitar las decisiones que tomes. Acuérdate de no hacer uso de dinero que no debas tocar, como el del fondo de emergencia.

Recuerda que la primera versión del presupuesto no será la final; seguramente deberás ajustarlo hasta que quede perfecto.

Prográmate, ahorra y planifica el proyecto de renovación de tu casa, de esta forma podrás saber todo lo que necesitas para que sea una experiencia satisfactoria, con los resultados que buscabas y adecuada a tu presente financiero.


Entonces, ¿renovar tu casa es la mejor opción en este momento para ti?