1
Tip del día

Hogar, dulce hogar

Tu Lugar

Hogar, dulce hogar

Lograr la independencia tan deseada o quizás una familia, hacen este sueño uno de los más sensibles e importantes de la vida. Por eso es un gran reto financiero y emocional.


Tu lugar

Consejero BCP

Te contamos algunos tips que te serán de ayuda a la hora de elegir tu lugar, mudarte y empezar una nueva vida.

Planificar la compra de la casa propia demanda mucho tiempo y cuidado, al ser una inversión fuerte y para toda la vida. Por eso debes cuidar varios detalles para asegurarte de tomar la mejor decisión. Averigua todo sobre la propiedad que vas a adquirir:


  • Verifica la titularidad de la propiedad mediante registros públicos.
  • Comprueba que la casa no esté alquilada y si lo está, infórmate sobre la vigencia del contrato.
  • Si vas a tratar con una constructora, revisa sus antecedentes, si tuvieron algunos problemas anteriormente, si cumplieron con la entrega del inmueble a tiempo y con todo lo que el contrato establecía.

Recuerda que en el caso de inmuebles terminados, el vendedor debe ir a la alcaldía con la minuta de compra-venta para dar de baja a su inmueble y luego tú mismo debes acercarte a la alcaldía para hacer el descargo del inmueble que estás comprando. Te sugerimos realizar el trámite dentro de los 30 días calendario posteriores a la firma de la minuta de compra-venta.

Considera siempre que la mejor inversión es el precio al contado. Si tienes la capacidad económica como para comprar una casa sin pagar préstamo o hipoteca debes hacerlo sin dudar. Es una inversión muy valiosa.

Desde el punto de vista del costo de largo plazo, lo que pagas por un alquiler a lo largo de tu vida puede sumar mucho más que las cuotas mensuales que pagarías por un crédito hipotecario, más los costos de la compra. Es decir, a la larga es mejor pagar por algo con lo que te vas a quedar como propiedad para siempre, que pagar un alquiler. Pero eso no depende sólo de tu voluntad, sino de tus posibilidades de reunir la cuota inicial y de obtener el crédito hipotecario para emprender la compra. Es claro que, si alquilas una casa o departamento, hay un momento en el que te conviene dejar de hacerlo y solicitar un crédito hipotecario que te permita tener tu casa propia. Lo que pagas al mes de alquiler puede servirte para pagar las cuotas del crédito por 10, 15, 20 o 25 años.

No es bueno elegir la primera oferta; debes ser paciente y no ceder a las acostumbradas presiones de los vendedores, a quienes probablemente sólo le importes como fuente de ingreso y nada más. Es bueno que le avises a tus familiares y amigos cercanos que estás en búsqueda de una casa, quizá alguno de ellos tenga en venta una o conozca buenas ofertas.

A la hora de elegir una casa nueva, asegúrate que tenga acceso a todos los servicios a los que estás acostumbrado, estudia el vecindario y el recorrido que tendrás que hacer desde tu lugar de trabajo o estudio todos los días hasta tu casa.


  • La mudanza

    En función del nuevo hogar debes elegir los muebles que llevarás y cuáles quedarán en la casa anterior con el nuevo propietario o si los destinas a alguien que los necesite.

    No te olvides de verificar si las dimensiones de los electrodomésticos como la cocina y el refrigerador, se adaptan a los espacios de la casa nueva. Las habitaciones cada vez se hacen más pequeñas. Toma las medidas para saber si te caben ambas mesas de noche después de colocar la cama. Luego, al llegar a tu casa comienza a seleccionar la ropa y todo lo que no quieras más. Así no llevarás a tu casa nueva, cosas que no te interesa conservar. Otra opción es vender los muebles que ya no quieres y ganarte un dinero extra.

    La mudanza no significa trasladar todo lo que posees en tu casa. Cuando llegue el momento de mudarte y comiences a embalar, recién te darás cuenta de la cantidad de cosas que has ido acumulando a lo largo de los años y que ni siquiera utilizas. Todo lo que no hayas usado en los últimos 6 meses o un año, es probable que no lo uses más.

  • Cómo embalar

    Para embalar los artículos más pesados, como los libros, utiliza cajas pequeñas que se puedan transportar o mover con facilidad.

    Procura embalar la vajilla por separado y con mucho cuidado. Los platos hay que embalarlos con plástico burbuja o periódicos y colocarlos dentro de la caja de forma vertical, porque son más resistentes frente a los golpes. Luego rellena los huecos con papel periódico arrugado. Las copas envuélvelas una por una en plásticos burbuja o periódicos y guárdalas de pie. Escribe con colores fuertes la palabra "Frágil" en varias caras de las cajas.

    Ten en cuenta que es mejor trasladar los artefactos electrónicos envueltos en mantas y atados con cuerdas.

    Si tú y tu familia son quienes embalarán, solicita a la empresa encargada del traslado, las cajas y todos los elementos de embalaje necesarios para comenzar la tarea con dos semanas de anticipación.

    Recuerda que lo mejor es embalar cuarto por cuarto, debes numerar las cajas y también puedes poner un color especial para distinguirlas de las de otras habitaciones. Identifica con colores y escribe en las caras los objetos que contiene cada caja.