1
Tip del día

Hogar, dulce hogar

Tu Lugar

Hogar, dulce hogar

Lograr la independencia tan deseada o quizás una familia, hacen este sueño uno de los más sensibles e importantes de la vida. Por eso es un gran reto financiero y emocional.


Tu lugar

Dónde estás hoy

Existen diversas opciones de vivienda y quizá no conozcas cuál es la más conveniente para ti. Elige la que cumpla con tus expectativas para alcanzar tu sueño.

Comúnmente se dice que alquilar es tirar el dinero, ya que se considera que comprar siempre es preferible. Sin embargo, alquilar un inmueble es una buena opción si quieres independizarte o mejorar las condiciones de vida de tu familia, como una alternativa de corto plazo.



Para muchos especialistas la compra de
un inmueble es una excelente inversión.
De hecho, el inmobiliario es uno de los sectores
que se encuentra en constante crecimiento,
incluso durante épocas de crisis.










Ten en cuenta que el beneficio de comprar una vivienda propia es que el monto que actualmente “pierdes” en alquiler, se transformaría en una cuota que inviertes en tu futuro y el de tu familia. En este sentido, comprar es mejor inversión que pagar alquileres mensuales.

No pierdas de vista las ventajas de comprar una vivienda. En primer lugar, es una buena inversión a largo plazo, ya que los inmuebles tienden a incrementar su valor con el tiempo. Además, las mensualidades de la hipoteca te obligan a ahorrar todos los meses y, al cabo de 20 o 30 años, tendrás un bien que valdrá mucho dinero. A partir de ese momento, ya no pagarás ni cuotas ni alquileres y, si lo necesitas, podrás utilizar la vivienda para financiar tu jubilación o cualquier otro gasto importante. Sin dudas tu inversión será muy favorable y, a futuro, puede significar un patrimonio importante.

Además, no desestimes la seguridad que te brinda contar con un techo propio, ya que no tendrás que preocuparte si el arrendatario no te renueva el contrato o te sube mucho el alquiler. Una vez que hayas pagado la hipoteca, tu familia estará tranquila y no padecerás el problema de pagar un alquiler cuando te jubiles y tus ingresos sean menores. Si la casa es tuya, podrás hacer las remodelaciones que desees y decorarla como tú quieras.

Comprar la casa o el departamento propio es un gran paso en tu vida. Hay tantas alternativas y aspectos a tener en cuenta, que hasta resulta complicado saber por dónde empezar a buscar. Es importante que cuando estés frente a esta situación, consideres que al adquirir tu propio espacio, éste debe satisfacer primero tus necesidades básicas y las de tu familia, y luego ver de qué manera también se ajusta a tus expectativas.

Normalmente, se necesita financiamiento para poder comprar un inmueble. Es por eso que la mejor opción son los créditos hipotecarios que ofrecen los bancos y es la que te recomendamos que evalúes al momento de planificar la compra de tu vivienda.

Acércate a las agencias del BCP para solicitar una pre-calificación a un crédito hipotecario a través de un funcionario de negocios. Así conocerás el monto que te prestaría el banco y determinarás el valor máximo con el que cuentas para comprar tu casa. Ahora sí, sólo resta empezar la búsqueda de tu lugar soñado.

Para guiarte en este proceso, contesta estas preguntas que te ayudarán a identificar tus necesidades y así clarificar tu búsqueda:

  • ¿Buscas una casa o un departamento?
  • ¿Quieres independencia de tu familia, vivir con tus amigos o vivir solo?
  • ¿Planeas formar una familia a corto o mediano plazo?
  • ¿Ya tienes una familia o ésta ha crecido y necesitas un espacio más grande?
  • ¿Cuántas habitaciones necesitas en tu nueva casa o departamento?
  • ¿Qué otras consideraciones básicas necesitas para tu nueva casa? Tipo de vista, dúplex o piso simple, departamento en edificio con ascensor, etc.
  • ¿En qué zona te gustaría vivir? ¿Cerca de tu oficina, del colegio de tus hijos, de tu familia?
  • ¿Necesitas garaje para tu carro, o para el que pronto comprarás?
  • ¿Quieres comprar un inmueble en un lugar que aumente de valor para poder venderlo en el corto o mediano plazo?
  • ¿Quieres que tenga parques cerca, o vivir por tus lugares de entretenimiento?
  • ¿Quieres vivir en un lugar tranquilo, con poco tráfico, o en un lugar súper céntrico?
  • ¿Prefieres vivir en la ciudad o en un lugar alejado?


Evalúa tus alternativas.

    Todo el mundo aspira a tener una casa propia de estreno, pero esa no es siempre la mejor opción para todos. Hay casas o departamentos con muy poco uso que también son una buena elección.


Comprar una vivienda:

    Evalúa las ventajas y desventajas de adquirir un proyecto en planos o terminado.


  • Adquirir proyectos en planos

  • Por lo general, un inmueble en planos es menos costoso por metro cuadrado que uno bien terminado, aunque los riesgos son mayores. Una ventaja es que como el proyecto está en una etapa inicial, tienes más opciones para elegir el departamento que deseas (en qué piso, zona y con qué vista). Puedes también aprovechar para hacer cambios en planos y acabados, adecuando el departamento a tus gustos y necesidades.

    Considera el tiempo en que el proyecto estará terminado y evalúa si esto se adecua a tus necesidades. Es importante que trates de establecer con la constructora penalidades en el contrato en caso de incumplimiento de las fechas de entrega del proyecto.

    Debes contar con un dinero ahorrado para pagar durante un tiempo, de forma paralela, la cuota del hipotecario y el alquiler del lugar en el que vivirás hasta que te entreguen tu lugar terminado. Por otro lado, para disminuir los riesgos de adquirir en planos, siempre investiga la reputación de la constructora a cargo del proyecto, cómo le fue con proyectos anteriores en cuanto a cumplimiento del contrato y, de ser el caso, qué banco la respalda.


  • Adquirir proyectos en planos

  • La principal ventaja de comprar un inmueble terminado es que puedes observar el proyecto finalizado y estar seguro que lo que estás comprando cumple con tus expectativas. Muchas veces los acabados que prometen las constructoras no son los que terminan siendo usados en la realidad. Además, no tienes que esperar un tiempo para mudarte una vez realizada la compra.


  • Comprar una casa o departamento de segunda

  • Es muy probable que consigas mejores precios y puedas encontrar uno que se adecue a tus necesidades. Te recomendamos que hables con las personas que han habitado este lugar antes para enterarte de cualquier tipo de detalle.

    Una vez que hayas optado por una alternativa y cuentes con tu lista de requerimientos básicos, podrás iniciar la búsqueda de tu casa o departamento en los distritos de tu interés. Considera que debes invertir un tiempo considerable en esta fase. Averigua y compara, visita distintas casas y departamentos y agenda citas con varios de los dueños.

    Puedes contratar una inmobiliaria para que te oriente mejor o bien puedes realizar la búsqueda tú mismo en las redes sociales o en la sección de inmuebles de los diarios y contactar directamente al dueño del lugar.



Arma el presupuesto para comprar tu casa

    Una vez que hayas elegido tu casa o departamento y cuentes con una respuesta del banco de cuánto te pueden prestar para adquirirla, ya puedes tener una idea del monto de inversión que necesitas para alcanzar tu sueño. Debes considerar si te conviene seguir alquilando por más tiempo, hasta que cuentes con el dinero suficiente para la cuota inicial.

    Si ya conoces y negociaste el precio de la casa o departamento de tus sueños, tu próximo paso es conocer todos los gastos e impuestos que implican adquirir una vivienda. Una vez realizados estos pagos únicos, recién se procederá al desembolso del crédito hipotecario. Aquí encontrarás una relación de gastos para que los incorpores en el presupuesto de la compra.


Los gastos

    Para armar un presupuesto completo, además de los costos de comprar la casa, debes incluir otros gastos fijos. Tener una casa o un departamento propio implica asumir un gasto fijo mensual de mantenimiento, servicios básicos e impuestos.

    A continuación, te indicamos los puntos que debes considerar para armar el listado de gastos que implica tener tu lugar:
  • Gasto de avalúo
  • Es la evaluación física y la inspección ocular del inmueble. Es realizada por un especialista que debe estar registrado como proveedor del banco. Este avaluador es quien comprueba el estado en que se encuentra el inmueble que deseas adquirir, detalla los materiales de construcción de los que está hecho y determina las áreas del inmueble y su valor.

  • Gastos notariales
  • Son los honorarios que cobra la notaría por formalizar los actos jurídicos relacionados con el registro y la protección de la propiedad y la hipoteca y en general, con diversas medidas orientadas a que tanto tú como el banco estén protegidos dentro de los términos del contrato de crédito.

  • Gastos en Gestor externo
  • En algunas instituciones existe la oportunidad de que puedas tener los servicios de un gestor para evitarte hacer los tramites por ti mismo, si tienes la opción puedes ver la opción de que si te conviene.

  • Gastos de Derechos Reales
  • Son dos montos que debes considerar, el impuesto por la inscripción de la hipoteca en Derechos Reales que representa el 4 x 1000 y la inscripción de la transferencia que representa el 5 x 1000. Adicionalmente a estos gastos debes considerar el gasto de valores de Derechos Reales que son de acuerdo al a cantidad de inmuebles que estas comprando.

  • Gasto en el impuesto a la transferencia
  • Es el impuesto que se paga a la Alcaldía de tu ciudad para el cambio de nombre del nuevo dueño.



Costos fijos:

  • Cuota mensual de tu crédito hipotecario
  • La puedes obtener acercándote a una oficina del BCP y solicitar a un funcionario de negocios que te ayude a calcular tu capacidad de endeudamiento máxima (CEM) y, en función del monto y plazo que solicites, la cuota mensual que deberás pagar. En el caso del BCP, la cuota mensual del crédito hipotecario incluye: seguro de desgravamen, seguro del inmueble, portes, intereses y capital.

  • Impuesto a la vivienda
  • Es el impuesto cuya recaudación, administración y fiscalización corresponde a la alcaldía de tu ciudad donde se ubica el inmueble. Para mayor información averigua en las oficinas de la alcaldía de tu ciudad.

  • Gastos en Gestor externo
  • En algunas instituciones existe la oportunidad de que puedas tener los servicios de un gestor para evitarte hacer los tramites por ti mismo, si tienes la opción puedes ver la opción de que si te conviene.

  • Servicios básicos, como luz, agua, teléfono, cable, etc.
  • Mantenimiento, si se trata de un edificio.
  • Seguridad, especialmente si se trata de una casa.


  • No olvides la importancia de leer el contrato y saber qué estas firmando.