1
Tip del día

Tienes una vocación
y tu sueño es seguirla

Terminaste tus estudios hace un tiempo y estás pensando en continuar tu formación. Sabes que cada día es más importante perfeccionarse y una de las mejores maneras de lograrlos es mediante estudios de postgrado.


Tu maestría

Haciendo cuentas

Ahora que ya tienes definidos los números de tu sueño, analiza tu presupuesto actual, así sabrás si necesitas dinero adicional para alcanzarlo.

Es necesario que conozcas tu presente, es decir, cómo está tu salud financiera para asumir esta gran inversión.

No pierdas de vista que una maestría no es un gasto sino una inversión que potenciará tus conocimientos como profesional y te ayudará a conseguir mejores puestos de trabajo, mayores ingresos, con mayor reconocimiento y desafíos. Por eso, es importante planificar con tiempo tu maestría y lograr ahorrar lo necesario para poder cubrirla.

¿Tienes ahorros guardados? Esto es muy importante para tomar la decisión de la maestría. Lo que hayas ahorrado, te servirá para pagar parte de la maestría o para hacer frente a los gastos de manutención, si es que optaste por una maestría en el extranjero. Fíjate bien cuánto de tus ahorros puedes disponer para este sueño. Recuerda que no es recomendable invertirlos todos, pues siempre es conveniente tener algo por si surge alguna emergencia.

Si tienes el dinero ahorrado, inviértelo en disfrutar. Siempre es mejor pagar al momento con fondos disponibles para no endeudarte a futuro. Si no tienes el dinero o te falta un poco para llegar a la cifra que calculaste, podrías optar por los kilómetros o millas que otorgan las tarjetas por las compras realizadas y, así, ahorrar dinero en el pasaje. Si no cuentas con esa opción, no te preocupes, puedes financiar tu sueño. Para esto es importante que analices cómo está tu presupuesto. Si no tienes uno, este es un buen momento para empezar. Así, al analizar tus necesidades y conocer tu presupuesto, sabrás con cuánto dinero dispones para alcanzar tu sueño.



Al analizar tus necesidades y conocer tu presupuesto, sabrás con cuánto dinero dispones para alcanzar tu sueño.

Una vez que hayas completado estos pasos vitales para entender tu salud financiera, sabrás si gastas más de lo que ganas. Si es así, necesitas reducir tus gastos. Recorta los gastos superficiales y pon esa diferencia en un fondo especial, esto te permitirá alcanzar tu sueño sin complicar tus finanzas más de lo necesario.

Con esta información, limita la búsqueda de universidades y opciones que se ajusten a tu presupuesto, teniendo en cuenta los criterios de maestría que tú mismo decidiste serían mejor para ti. En caso de que estés decidido de realizar una maestría en el exterior, busca aquellos países donde el costo de vida no sea tan elevado.

Recuerda que la primera versión de presupuesto no será la final; seguramente deberás ajustarlo hasta que quede perfecto.

Prográmate, ahorra y planifica tus estudios, de esta forma podrás conocer todo lo que necesitas para que este gran paso sea adecuado a tu presente financiero. Averigua y compara, busca información de becas en las páginas web de las universidades, aplica para varias y elige dentro de tus opciones. Visita distintos tipos de universidades y agenda citas con éstas. Te sorprenderá lo que puedes encontrar si inviertes tiempo en buscar.

Entonces, ¿hacer una maestría en este momento es la mejor opción para ti?