1
Tip del día

Sí, quiero

El matrimonio es la celebración del comienzo de una nueva etapa en la vida. Pero si sienten que por falta de dinero deben posponer lo que sus corazones quieren, entonces les aconsejamos que sigan leyendo. Su sueño puede hacerse realidad antes de lo que creen.


Tu matrimonio

Haciendo cuentas

Ahora que ya tienen definidos los costos del gran día, analicen su presupuesto actual para saber si necesitarán dinero adicional.

Es necesario que conozcan su presente, es decir, cómo está su salud financiera, para que disfruten de la experiencia completa, desde la planeación hasta los recuerdos, sin preocupaciones posteriores. Deben preguntarse cuál es el monto que se adecua al presupuesto que tienen como pareja y con el cual estarán “a salvo”, dentro de sus posibilidades económicas reales. Si aún no tienen un presupuesto, este es un buen momento para empezar.


¿Cuentan con ahorros guardados? Este es un punto que deben agregarlo en el presupuesto. Asimismo, deben garantizarse los medios necesarios como para no hacer uso de dinero que no deban tocar y quedarse en cero. Una mejor opción sería pedir un préstamo para completar una cierta cantidad y conservar aún parte de los fondos de la pareja.

Recuerda que no es aconsejable gastar hasta el último sol de una sola vez.

¿Sus ahorros son suficientes para hacer realidad el matrimonio con el que sueñan? Si tienen el dinero ahorrado, inviértanlo en disfrutar. Si no les alcanza, no se preocupen y revisen sus opciones. Pueden empezar a ahorrar para alcanzar la boda que sueñan o pensar en un préstamo. Al analizar sus necesidades, las condiciones del crédito y conocer su presupuesto, sabrán con cuánto dinero disponen para alcanzar su objetivo.

Una vez que hayan completado estos pasos vitales para entender su presente financiero, sabrán si cuentan con un excedente de dinero para llevar a cabo su sueño o si necesitan reducir sus gastos. Recorten los gastos superficiales y pongan esa diferencia en un fondo especial que les permitirá hacerle frente al gasto sin complicar sus finanzas más de lo necesario.

La lista de invitados y la preparación de la fiesta deberán estar acordes con el presupuesto que se defina para todo el matrimonio. Acuérdense de no hacer uso de dinero que no deban tocar, como el del fondo de emergencia.

Recuerden que la primera versión de presupuesto no será la final, seguramente deberán ajustarlo hasta que quede perfecto.

Prográmense, ahorren, planifiquen y disfruten organizando su matrimonio. De esta forma podrán saber todo lo que necesitan para que sea una experiencia inolvidable y satisfactoria, adecuada a su presente financiero.

Averigüen y comparen opciones, existen distintas posibilidades para lograr un matrimonio soñado sin tener que disponer del total del dinero ahorrado. Consulten a alguna pareja de amigos que se haya casado recientemente, ellos tendrán los mejores tips para ayudarlos a planear su matrimonio para que puedan tener una linda experiencia desde el principio.


Entonces, ¿ya están listos para tener el matrimonio de sus sueños?