1
Tip del día

A desenchufarse
de la rutina

Las vacaciones son sinónimo de relax y tranquilidad. Son un tiempo para aprovechar, no sólo para alejarte de las responsabilidades laborales, cortar con las tensiones y tomarte un “tiempo fuera”, sino para poder compartir con los tuyos o darte una escapada con esa persona especial.


Tus vacaciones

Haciendo cuentas

Ya definiste el lugar al que quieres ir y conoces los gastos que implica. Es momento de analizar tus números para saber cuán cerca estás de cumplir tu sueño.

Ahora, costos en mano, debes analizar tu presupuesto y la situación de tus finanzas actuales para saber si necesitarás dinero adicional para irte de viaje y alcanzar tu sueño.

Es necesario que conozcas tu presente, es decir cómo está tu salud financiera, para que disfrutes de tus vacaciones de principio a fin, sin preocupaciones posteriores.

¿Tienes ahorros guardados? Este es un punto muy importante que debes evaluar para irte de viaje. Lo que hayas ahorrado te puede servir para pagar el total o parte de tus vacaciones. Fíjate bien cuánto de tus ahorros puedes disponer para este sueño. Recuerda que no es recomendable invertir todos tus ahorros, pues es conveniente tener algo de dinero reservado por si surge alguna emergencia.

Si tienes el dinero ahorrado, inviértelo en disfrutar. Siempre es mejor pagar al momento con fondos disponibles para no endeudarte a futuro. Si no tienes el dinero o te falta un poco para llegar a la cifra que calculaste, podrías optar por los kilómetros o millas que otorgan las tarjetas por las compras realizadas y, así, ahorrar dinero en el pasaje. Si no cuentas con esa opción, no te preocupes, puedes financiar tu sueño. Para esto es importante que analices cómo está tu presupuesto. Si no tienes uno, este es un buen momento para empezar. Así, al analizar tus necesidades y conocer tu presupuesto, sabrás con cuánto dinero dispones para alcanzar tu sueño.


Una vez que tengas en claro la situación de tu presupuesto, sabrás si cuentas con un excedente de dinero para llevar a cabo tu sueño o si necesitas reducir tus gastos. Si no previste estas vacaciones en tu presupuesto, entonces quizá debas ajustarte el cinturón unos meses antes de la fecha elegida para irte de vacaciones. Recorta los gastos superficiales y pon esa diferencia en un fondo especial, así podrás cubrir estos gastos extraordinarios sin complicar tus finanzas más de lo necesario.

Dependiendo de los resultados de tu presupuesto, tendrás que limitar la búsqueda de destinos y características de tu descanso a lo que éste te permita. Sé disciplinado y no uses el dinero que no debes tocar, como el del fondo de emergencia. Resiste la tentación de viajar a un lugar que esté fuera de tus posibilidades, ya que podrás perjudicar tus finanzas.

Deberás ahorrar y planificar tus vacaciones, de esta forma sabrás todo lo que necesitas para que sea una experiencia inolvidable y adecuada a tu presente financiero. Entonces, ¿irte de viaje es la mejor opción en este momento para ti?