1
Tip del día

Administrando tu dinero

En resumen

Hasta ahora vimos que el presupuesto es un arma invaluable a la hora de ordenar y alcanzar tus metas financieras. Repasemos sus ventajas.

  • No olvides apuntar todos tus gastos, por más mínimos que parezcan. Recuerda que todo suma, y a fin del año, puede ser una suma considerable. Por eso es importante llevar un control completo de la situación.
  • A veces los gastos más difíciles de rastrear son los hechos en efectivo en el día a día. Trata de apuntarlos y no los dejes de lado, ya que son muy importantes para tu presupuesto.
  • El combustible es un gasto importante si tienes un auto. Controla ese gasto, apuntalo cada vez que lo hagas y a fin de mes súmalo para anotarlo en tu presupuesto.
  • Hay gastos que no tenemos en cuenta muchas veces, como los regalos de cumpleaños, la propina de los hijos, los impuestos, vacaciones, fiestas, etc. Lo importante es rastrearlos y obtener un promedio entre los meses, ya que en algunos no existirán estos gastos, pero en otros, a veces, pueden acumularse.
  • En el caso de productos alimenticios, de limpieza o consumos para el hogar: apunta la fecha de compra, así sabrás cuanto duran y con que frecuencia los repones. De este modo podrás presupuestar tus gastos a futuro con mayor precisión. Quizá también te ayude a gastar menos, porque serás más consciente de ello.
  • Hay que llevar una cuenta precisa de los ingresos, por eso, no apuntes como ingreso fijo dinero que no estés seguro de recibir. Esto puede afectar tu equilibrio en un futuro, ya que tomarás decisiones financieras con información incierta.
  • A veces los ingresos pueden variar si se tienen trabajos temporales. Si eso sucede, saca un promedio basado en los últimos meses y ten en cuenta ese monto para tus planes.
  • El presupuesto no cumplirá su función organizadora si es que no lo completas mes a mes y vez donde puedes seguir corrigiendo hábitos de consumo o cuan cerca estas de tus metas.
  • Mientras más específico seas con los ingresos y gastos, más exacto será tu presupuesto. ¡No olvides la constancia para obtener mejores resultados en tus finanzas!