1
Tip del día

El ahorro

Consejos para ahorrar

Pequeños ahorros diarios hacen una gran diferencia. Verás cómo aplicando estos consejos notarás sus beneficios en poco tiempo.


Una de las enseñanzas más serias de este proceso es que logres cambiar tus hábitos de consumo y que este cambio te acompañe el resto de tu vida. Empieza con poco, con lo que tengas a mano. Verás los beneficios antes de lo que esperas.


Aquí te damos algunos consejos para que puedas lograrlo:

  • Prepárate el almuerzo la noche anterior. Así podrás llevar tu lonchera y ahorrarás gastos en almuerzos en la oficina.
  • No participes de todas las reuniones fuera de la oficina a las que acuden tus compañeros.
  • Sal más temprano de tu casa para evitar la tentación de tomarte un taxi.
  • Evita cualquier deuda nueva hasta que no tengas tus finanzas ordenadas.
  • Recuerda: determina qué quieres y qué necesitas. La diferencia entre deseos y necesidades hará la diferencia a fin de mes.
  • Ahorrar para “el futuro” puede parecer incierto, así que es mejor recordarte a ti mismo las metas específicas que quieres alcanzar cada vez que vayas a gastar dinero que tal vez podrías ahorrar.
    Para eso debes tener siempre en mente tus metas y puedes hacerlo con facilidad, por ejemplo, cambiando tus contraseñas a algo que te haga recordarlas, como:”carronuevo”, “maestria2015”, “viaje2014” y muchas opciones más.
  • Cada vez que tengas que comprar algo que necesites, primero trata de buscar ofertas o descuentos y si logras encontrar alguna rebaja ahorrarte algo de dinero, ¡guarda esa diferencia en tu cuenta bancaria!.
  • Otra práctica que puede contribuir con el ahorro al largo plazo es acostúmbrate a guardar el “sencillo” cada vez que compres en efectivo y recibas de vuelto moneditas. Si vas juntando esto, veras que poco a poco aumenta el montón.
  • ¿Necesitas motivación para gastar menos y poder ahorrar? Intenta poniendo una foto relacionada al sueño que quieras alcanzar al lado de tus tarjetas en la billetera. Si estas tentando en gastar demás en algo innecesario, verás la foto y podrás controlar el impulso de compra.
  • Los expertos dicen que deberíamos ahorrar el 10% de los ingresos, pero a veces es difícil hacerlo luego de todos los gastos que debemos asumir y creemos que guardar para el futuro es un lujo. Lo cierto es que para empezar a ahorrar no es necesario tener más dinero, sino tener constancia, ya que el ahorro es un ejercicio psicológico más que uno financiero.
  • Debes revisar tu presupuesto de manera constante, enfocándote en los gastos que podrían ser eliminados, incluso en los más pequeños.
  • Todo el recorte de gastos que puedas lograr hacer, asúmelo como un monto para el ahorro.
    Suponiendo que gastas 300 Bs por alimentos al mes, tal vez puedes recortar ese gasto utilizando cupones u aprovechando ofertas, y llegar a gastar 270 Bs. Esos 30 Bs ahorrados, ¡ponlos en tu cuenta de ahorros!.
  • Si has terminado de pagar las cuotas de un crédito que tenías y ya vas a eliminar ese gasto importante de tu presupuesto, sería recomendable que cierto porcentaje de ese gasto (tal vez la mitad o un 20% ó 30%), ahora lo conviertas en un monto para ahorrar. ¡Eso se acumulará muy rápidamente!.
  • Revisa los retiros que hagas por cajeros automáticos. A veces por este canal se encuentra el mayor “gasto” innecesario de dinero.
  • Organízate con tiempo y lleva un mejor control de tus retiros, evitando perder el control del saldo de tu cuenta.
  • ¡Las monedas cuentan! A veces tenemos monedas por todos lados. Recógelas del carro, de los pantalones, de las carteras, etc. cada cierto tiempo y deposítalas en tu cuenta de ahorros. ¡Recuerda que todo suma y cuenta!.

Mientras más pronto empieces, más rápido crecerán tus ahorros, no importa el monto que dediques a este fondo. Por cada cinco años que tardes en comenzar, posiblemente tendrás que duplicar la cantidad de lo que ahorras mensualmente para lograr el ingreso que necesitarás al jubilarte. Ya hablamos de necesidad y deseo. Mantente firme en lo que definiste dentro de cada columna de gastos y sigue esa conducta hasta que logres estabilizarte.