1
Tip del día

Enfrenta lo inesperado

El divorcio

Si estás transitando este momento de cambios, te brindamos algunos consejos para que puedas reorganizar tus finanzas.

Estás frente a esta situación, fue inevitable, y debes comenzar a ordenarte. Antes que nada, recurre a un abogado especialista en divorcios, ya que él mejor que nadie podrá brindarte la asesoría que necesitas.

Es tiempo de hacer limpieza y reorganizarte. Si tu cónyuge era quien se encargaba del dinero, ahora tú deberás asumir el control de tus propias finanzas.
El matrimonio es una sociedad con proyectos compartidos, y desde el punto de vista económico abarcan ingresos, gastos, deudas y ahorros conjuntos. Por eso es necesario que replantees tu situación financiera y la lleves nuevamente al plano individual.

Primero, tú y tu ex deberán pagar las deudas contraídas durante la unión. En caso que hagan separación de bienes, el cónyuge que haya aceptado tomar la obligación de pago será el único responsable.

Si obtuviste un crédito con tu pareja, ambos cónyuges son los deudores y el compromiso de pago asumido es de los dos, aún después del divorcio.


Enfrenta tu situación

Antes de empezar el divorcio, debes considerar ciertos gastos estándar que encarecerán el proceso.

Como un divorcio es un trámite legal, necesitarás la ayuda y representación de un abogado. Asesórate bien: visita a varios profesionales y pregunta sobre sus honorarios y servicios. No es aconsejable que contrates al primero que consultes. Pídeles que te expliquen en qué consiste el proceso, cuánto tiempo tarda en promedio y en qué actividades se verá involucrado.

La división de los bienes dependerá del régimen bajo el cual contrajiste matrimonio. Reúne acta de matrimonio, registros de inmuebles, facturas y todo aquello que confirme la propiedad de tus pertenencias.

En el proceso legal deberás presentar muchos documentos. Asegúrate de tener todo en orden. Si te falta algún papel, considera el costo de su tramitación y el tiempo que deberás invertir para conseguirlo.

El dinero que exista en cuentas bancarias mancomunadas y las deudas o tarjetas de crédito, también deben considerarse un bien a repartir. Una vez que hayan decidido quién mantendrá el beneficio, acudan al banco para aclarar el nuevo estatus de cada cuenta, ya sea para darle de baja o para abrir otras con el nuevo titular.

Considera que también tendrán que decidir acerca de los servicios que compartían, por ejemplo, la membresía del club o del gimnasio. Probablemente puedan conservarlos por separado, pero averigüen si eso les genera una cuota adicional.

Otro asunto a considerar es la manutención de la propiedad conjunta durante un tiempo prolongado después del divorcio. Por ejemplo, el padre puede estar de acuerdo en permitirles a la madre y a sus hijos vivir en la casa hasta que los niños terminen el colegio.
Si la sentencia del divorcio le entrega a la madre el uso exclusivo del hogar en matrimonio, el padre podrá excluirla de la ganancia cuando la casa se venda.


El podio del orden

Tres medidas para empezar a ordenarte.

  • Establece
    tu propio crédito

    De ser posible, obtén un crédito en tu propio nombre, así tendrás una fuente de crédito una vez que concluya el proceso de divorcio. Si no tienes ingreso propio, una tarjeta de crédito con garantía podría bastar.

  • En la medida de lo posible obtén una tarjeta de crédito

    Debes tener una tarjeta de crédito a tu nombre. Te puede ayudar a mantener una buena clasificación crediticia para cualquier momento en que la pudieras necesitar. También puede ser una poderosa fuente de fondos en caso de una emergencia. Elige la más adecuada a tu perfil.

  • Recorta y corrige

    Una vez tengas crédito con tu propio nombre, cierra o congela todas las cuentas de tarjeta de crédito conjuntas. Una vez cerradas todas las cuentas que necesites cerrar, pide una copia de tu reporte de crédito. Si todavía queda alguna cuenta en tu reporte, llama a la entidad financiera que otorgó el préstamo y cierra la cuenta. Continúa verificando tu reporte de crédito hasta que tengas la seguridad de que está correcto.


La nueva administración

Deberás rearmar tu presupuesto y revisar tus expectativas. Te sugerimos algunos aspectos a tener en cuenta, que te ayudarán a iniciar esta nueva etapa financiera en tu vida.

El secreto para armar un presupuesto certero y realista es anotar en detalle todos tus ingresos, gastos y deudas. Determina con qué cuentas y qué necesitas. Luego detalla un plan, lo más realista posible, de cómo piensas alcanzar tus objetivos.
Separa necesidades reales de deseos. Ahora esta lista será individual y deberás priorizar lo que creas indispensable para vivir cómodo.

Conociendo de dónde partes, podrás establecer tu presupuesto mensual. Es probable que al principio debas destinar la mayor parte a gastos. Si eres disciplinado, en poco tiempo lograrás equilibrar de nuevo tu situación financiera.

Considera el crédito como una alternativa para adquirir bienes duraderos. Asegúrate de pagar a tiempo tus tarjetas o cualquier otra deuda, para evitar manchas en tu historial crediticio. De esta manera, además, evitarás el pago de recargos.

Toma este proceso como una reestructuración. Es cuestión de reorganizarte y en poco tiempo lograrás adaptarte a este nuevo estilo de vida.