1
Tip del día

Enfrenta lo inesperado

Si pierdes a un ser querido

Te acompañamos a enfrentar este momento en el que, a pesar de todo, deberás resolver situaciones.

La pérdida de un ser querido es una situación difícil y dolorosa a la que, a veces, le debes sumar temas muy incómodos como la liquidación de la herencia, la venta de bienes y otros asuntos administrativos.

Los momentos de emociones fuertes no son buenos para tomar decisiones. Tómate tu tiempo y evita definir medidas que te afecten a largo plazo. En este tipo de situaciones, contar con un fondo para imprevistos es muy útil.

Aunque creas que no es el momento para pensar en ello, debes comprobar si existe o no un testamento. Es necesario para la administración de los bienes conocer el estatus de las deudas y la distribución legal de las posesiones del fallecido. Si no hubiera testamento, es probable que la justicia nombre a los herederos. Por lo general, se considera el grado de parentesco entre los supuestos beneficiarios y la persona fallecida.

Luego, deberás comenzar con la averiguación de los servicios que puedan existir a nombre del fallecido como seguros de vida, inversiones activas, cuentas bancarias o pensiones.


Reorganiza tus finanzas

Seguramente tendrás que hacerle frente a un nuevo escenario financiero. Por eso, el primer paso que deberás dar hacia la seguridad económica, es la creación de un nuevo presupuesto. Elabóralo anotando todos tus gastos. Pon sobre la mesa los recibos de tus tarjetas de crédito y estados de cuenta de años anteriores para que te sirvan como guía de tus hábitos de consumo. Debes incluir todos los gastos relacionados con el ocio, la vestimenta y otros rubros importantes.

Una vez que hiciste el presupuesto, calcula tus ingresos mensuales. Asegúrate de saber qué beneficios recibirás y por cuánto tiempo.

Luego es momento de comparar los gastos presupuestados frente a tus ingresos. Si cuentas con ingresos adicionales, es conveniente que los destines al ahorro. Ahora, si tus consumos son más altos que tus ingresos, necesitarás recortar gastos de la categoría “prescindibles”. Deberás enfrentar tus deseos con tus necesidades y elegir con inteligencia dónde cortar.

De ahora en adelante, deberás verificar mensualmente que tus ingresos y gastos sean correctos, así te asegurarás que tu presupuesto sea lo más realista posible.