1
Tip del día

Gestión responsable

¿Qué implica ser garante?

Conoce los compromisos que asumes al ser garante. Evalúa la situación con mucho cuidado para evitar riesgos.

El garante es una forma de garantía. Eres garante de otra persona cuando aceptas responder por su conducta y compromisos en caso de haber algún problema o incumplimiento en su vida financiera.
Si aceptas ser garante, te comprometes a responder por las obligaciones del otro y eso conlleva algunos riesgos que es necesario que examines antes de asumir ese compromiso.

Ser garante es ser, de cierto modo, partícipe de la deuda de otro, puesto que comprometes tus bienes como garantía en caso de incumplimiento. Hay gente que acepta ser garante sin considerar lo que se está comprometiendo a hacer y en algunas ocasiones se llevan grandes disgustos, por lo que es una decisión que debes pensar con mucho cuidado. Si conoces muy bien a la persona que te solicita el favor y estás seguro que tiene la capacidad y disposición de cumplir con sus obligaciones, ser garante podría no implicar mayor riesgo.

Ahora, una vez que accediste a ser garante, ten en cuenta que no es fácil renunciar al compromiso, puesto que, además de aceptar esa responsabilidad, estuviste de acuerdo con un contrato en el que se especificaban las cláusulas de deuda. Si alguno de los involucrados quisiera modificar el contrato por alguna razón, las tres partes que lo firman (el acreedor, el deudor y el garante) deben estar de acuerdo.

En todo caso, antes de dar tu consentimiento, debes estar bien seguro de quién y cómo es la persona que te solicita como garante.

Te ayudamos a decidir

  • Debes analizar quién es la persona que te solicita como garante. Considera si esta persona tiene un buen historial crediticio, si es responsable, formal y cumplidor.
  • Infórmate sobre el tipo de deuda que tu avalado piensa contraer. Ya que serás de cierto modo su compañero de deuda, debes asegurarte de entender todos los términos y condiciones que figuran en el contrato de deuda. Involúcrate en la operación como si fuera tuya.
  • Es importante que consideres tu relación con la persona que te solicita el favor. ¿Es un amigo o simplemente un conocido?
  • Infórmate sobre el progreso del pago y la disminución de la deuda. Asegúrate de que tu avalado está haciendo las cosas bien.