1
Tip del día

Tarjeta de crédito y préstamos

¿Qué es una tarjeta de crédito?

La alternativa más directa y fácil de obtener dinero es la tarjeta de crédito, que es como tener crédito en la billetera.

La tarjeta de crédito es un medio de pago emitido por una entidad financiera que te permite pagar en la mayoría de tiendas o establecimientos comerciales, financiar tus compras y disponer de dinero en efectivo cuando lo necesites, con la practicidad de poder llevarla contigo en tu billetera en todo momento.

Por su comodidad, facilidad de uso, amplia aceptación y por la seguridad que supone no tener que llevar el dinero en efectivo, las tarjetas se han convertido en parte de nuestras vidas. Son el medio de pago más aceptado para efectuar compras en tiendas, por Internet, en viajes y en cualquier lugar. Hoy en día, una tarjeta de crédito es casi algo fundamental para nuestras compras y pagos.


¿Cómo funciona una tarjeta de crédito?

La tarjeta de crédito tiene a tu disposición una línea de crédito por la cantidad que te ha sido autorizada a utilizar. Al hacer tus compras el saldo disponible de la línea de crédito disminuye.

Piensa que tu tarjeta de crédito es como un vaso lleno de agua: el líquido es tu línea de crédito; con cada “sorbo” que le das, es decir con cada compra que haces con tu tarjeta, el saldo disponible de tu línea de crédito disminuye. El próximo mes, una vez que hayas saldado total o parcialmente la cuota de tu deuda, el vaso se volverá a llenar hasta el límite de tu línea de crédito lo permita.

Los bancos establecen este límite máximo de crédito de acuerdo a tus ingresos mensuales.


Principales ventajas y desventajas

La tarjeta de crédito es fácil de usar y administrar una vez que la entiendes bien. Por esto es importante que conozcas sus ventajas y desventajas para que puedas sacarle el máximo provecho.

Su lado positivo:

  • Puedes comprar en cualquier momento, tengas o no efectivo en tu bolsillo. Así podrás estar siempre protegido y preparado en caso de emergencias o imprevistos.
  • Evitar llevar dinero en efectivo contigo, lo que resulta más seguro.
  • En caso que lo necesites, te permite financiar tus compras; adquiere ahora y paga después.
  • Puedes mantener un registro de las compras que realizas.

Pero también debes considerar que:

  • Debido a los intereses y cargos por el financiamiento, algunos artículos terminarán costando más.
  • Si no usas tus tarjetas de manera adecuada y pierdes el control de tus compras mensuales, puedes enfrentar dificultades y afectar tu salud financiera.
  • Estas comprando con dinero prestado y que vas a tener que devolverlo después.